Realeza

Sarah Ferguson, duquesa de York, enfrenta valientemente un segundo cáncer en su cuerpo

La duquesa de York revela que vive momentos de salud complicados.
martes, 23 de enero de 2024 · 09:16

Tras ser sometida a una mastectomía por cáncer de mama, Sarah Ferguson, duquesa de York, enfrenta un nuevo diagnóstico de cáncer. Te contamos los detalles.

Sarah Ferguson enfrenta con buen ánimo un nuevo diagnóstico de cáncer

Tras ser diagnosticada con cáncer de mama y sometida a una mastectomía en el verano de 2023, Sarah Ferguson acaba de recibir un nuevo diagnóstico de melanoma maligno, un agresivo cáncer de piel, que podría poner en riesgo la vida de la duquesa de York.

De acuerdo con un portavoz de Ferguson, la nueva enfermedad que padece la royal fue descubierta después de que le extirparan varios lunares cuando recibió tratamiento por cáncer de mama, el pasado mes de junio.

“Su dermatólogo pidió que le extirparan y analizaran varios lunares al mismo tiempo que la duquesa se sometía a una cirugía reconstructiva después de su mastectomía , y uno de ellos ha sido identificado como canceroso”.

Sarah Ferguson cáncer de piel
Sarah Ferguson, duquesa de York, enfrenta un nuevo cáncer, esta vez, de piel | AFP

A pesar de que la duquesa está viviendo momentos angustiosos, sobre todo, después de recibir este nuevo diagnóstico de melanoma maligno, tan cercano al complicado tratamiento al que se sometió la duquesa para superar el cáncer de mama, la royal británica, de 64 años, se encuentra de buen humor, según comentó el portavoz de Ferguson. 

"La duquesa quiere agradecer a todo el equipo médico que la ha apoyado, en particular a su dermatólogo, cuya vigilancia garantizó que la enfermedad fuera detectada en el momento oportuno", dijo su portavoz.

¿Qué es el melanoma maligno que padece Sarah Ferguson?

De acuerdo con la American Cancer Society, el melanoma es un tipo de cáncer de piel que se desarrolla cuando las células que dan color a la piel, melanocitos, comienzan a crecer fuera de control. 

A pesar de que se trata de una de las formas menos comunes de cáncer, si se trata de una de las más peligrosas, puesto que es muy probable que se propague rápidamente a otras partes del cuerpo si no se trata a tiempo. 

Tras dar a conocer esta complicada situación de salud que vive la duquesa de York, el portavoz añadió que la misma royal cree conveniente que su caso sirva de ejemplo para que las personas acudan a una revisión periódica. 

"Ella cree que su experiencia subraya la importancia de comprobar el tamaño, la forma, el color y la textura y la aparición de nuevos lunares que pueden ser un signo de melanoma", comentó el portavoz.